Redacción.

En días pasados, familiares de un paciente atendido en el Hospital Angelopolitano, ubicado en la capital de Puebla, denunciaron en redes sociales los altos cobros que recibieron, luego de que su familiar fue detectado con Covid-19, y que le quitó la vida horas después.

Los denunciantes señalaron que el nosocomio les cobró 90 mil pesos por dos horas de atención en el área Covid; a lo que agregaron que su personal realizó una práctica inhumana, al requerir una suma alta de dinero para atender a un paciente que falleció dos horas después de ingresar para recibir atención médica, pues presentaba síntomas de coronavirus.

Ahora, este domingo 31 de enero, el Hospital Angelopolitano, a través de la Subdirección Administrativa de la institución médica, descartó que la capacidad de pago, sea un factor condicionante para brindar los servicios de dicho nosocomio.

“Nuestro personal está altamente calificado, para ofrecer un servicio personalizado de calidad y calidez humana a cada uno de nuestros pacientes. La emergencia sanitaria a causa del COVID-19, obligó a que los protocolos en nuestra institución se modificaran, sin embargo, la capacidad de pago, no es un factor condicionante para brindar nuestros servicios”, señala el documento firmado por Diana Núñez Martínez, subdirectora administrativa.

La mayoría de los pacientes, continúa el escrito, llegan en una situación crítica y tardía, “por lo que es indispensable la realización de estudios para confirmar o descartar Covid-19, hacer uso de recursos físicos y humanos extraordinarios para salvar sus vidas lo que genera un costo económico”.

Diana Núñez aseguró que se han presentado casos de pacientes y familiares que no solventan los gastos económicos, luego de recibir la atención oportuna, y es por ello que el hospital solicita un anticipo económico, como lo hace cualquier nosocomio privado.

“La saturación de pacientes, la escasez de los insumos y medicamentos, han provocado incrementos en los costos; al ser una institución privada, también tenemos que cumplir con nuestras obligaciones empresariales como cualquier otra”, finalizó la subdirectora administrativa.