Luis Carrasco / Acierta Oaxaca.

El expresidente de México, Enrique Peña Nieto, fue señalado de ser el “autor mediato” de delitos de cohecho y traición a la patria por el caso Odebrecht, esto por parte de la Fiscalía General de la República (FGR).

Así lo señaló este jueves el diario Reforma, de acuerdo a una solicitud de orden de aprehensión en contra de Luis Videgaray Caso, quien fuera secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), y posteriormente titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE); ambas en la administración de Peña Nieto.

En dicha solicitud, la FGR considera que Peña Nieto cometió los ilícitos utilizando como “instrumento” a Videgaray Caso y a Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex; este último se encuentra actualmente bajo un proceso penal, del cual no se ha dado mucha información en últimas fechas.

La Fiscalía, asegura que el expresidente “jugó un papel central en la comisión de los delitos de Cohecho, Traición a la Patria y Delito Electoral, lo cual puede asumirse sobre la base de proposiciones empíricas generales. Él […] contaba con su propio aparato de poder criminal, con cuya ayuda implementó una estrategia de coptación de la voluntad de los legisladores encargados de la aprobación de sus reformas estructurales en materia energética”.

El documento continúa señalando que Peña Nieto “se apartó del Estado de Derecho y utilizó el cargo para el que fue electo, con el fin de delinquir”; en cuanto a los hechos delictivos de cohecho y traición a la patria, la FGR puntualizó que “surgieron por disposición de él mismo”.

El delito de cohecho se realizó cuando, por órdenes de Peña Nieto, Luis Videgaray Caso distribuyó, a través de “interpósitas personas”, 121 millones 500 mil pesos a los legisladores panistas Ernesto Cordero y Jorge Luis Lavalle; así como al priista David Penchyna, y al entonces dirigente del PAN y posterior candidato presidencial, Ricardo Anaya.

Presuntamente, ese dinero estaba destinado a obtener el voto de los legisladores en favor de la Reforma Energética, misma que fue aprobada a finales de 2013.

En cuanto al delito de traición a la patria, la FGR señaló que, con el impulso de las llamadas “reformas estructurales”, se benefició a empresas extranjeras como Odebrecht, a costa de los recursos naturales del país, logrando así que las beneficiarias pudieran aprovecharlos y explotarlos.

Pese a estos señalamientos, la solicitud de orden de aprehensión únicamente está dirigida en contra de Luis Videgaray, señalado como ‘autor material’; sin embargo, es reiterativa en señalar al expresidente Peña Nieto como el orquestador de dichos delitos.

Peña Nieto “tuvo un poder de mando y dirección sobre sus allegados en el gobierno que, desde luego, no era simbólico, sino que también incluía la capacidad de dar órdenes específicas, las cuales estaban obligadas a cumplirlas”, puntualiza el documento.

Enrique Peña Nieto ocupó la Presidencia de México entre el 1 de diciembre de 2012 y el 30 de noviembre de 2018, sucediendo en el cargo a Felipe Calderón Hinojosa; en el 2018, entró como presidente Andrés Manuel López Obrador.

Fuente original de fotografía: Facebook / Enrique Peña Nieto.