Tres días después de que exsecretarios de Salud entregaran a los representantes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Cristian Morales Fuhrimann, y al Asesor Internacional en Emergencias en Salud, Jean-Marc Gabastou, respectivamente, un informe crítico sobre el manejo de la pandemia en nuestro país, el primer organismo expuso que hay confusión en la población mexicana cómo interpretar el semáforo epidemiológico.

Ambos representantes internacionales de salud expresaron que México enfrenta “una situación extremadamente compleja”. Cristian Morales destacó que la situación en México está lejos de estar controlada y muestra de ellos es que “siguen aumentando los contagios de COVID-19 y los fallecimientos”, además de que también existe confusión entre la población respecto del mantenimiento de las medidas de sana distancia en el contexto de los colores rojo y naranja del sistema de semaforización epidemiológica, lo que a su vez repercute en el impacto económico y social.

Es especialista recordó que aún se desconoce la dirección que tomará la estabilización que se observa en algunas entidades federativas, y aunque se espera que la tendencia sea a la baja, también puede ser una estabilización que nos lleve hacia arriba nuevamente. Por lo tanto, el mensaje principal es de “precaución”.

En el mimo tenor, el representante de OPS/OMS subrayó que: “Rojo no es igual a verde, naranja no es igual a verde, tenemos que seguir protegiéndonos, tenemos que seguir contribuyendo entre todos para vencer este desafío que representa el COVID-19”.

En lo que se respecta a la situación económica que enfrenta México como consecuencia de la pandemia, Morales Fuhrimann recordó que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) prevé que el país pasará de 11.1% a 15.9% de personas bajo la línea de extrema pobreza. Así que “esto es realmente una situación extremadamente compleja que hace aún más difícil la adherencia de la población a las medidas de salud pública que son necesarias para contener esta situación epidémica”, aseveró.

Asimismo, refirió que el coronavirus no tiene distinción alguna ya que ha impactado a niños, niñas y adolescentes como lo ha hecho con adultos, por lo que destacó que hasta “el 5 de julio (pasado) había poco más de 6 mil casos confirmados de niños, niñas y adolescentes con SARS-CoV-2; mil 741 de ellos eran niños o niñas de 0 a 5 años; mil 559 de 6 a 11 años; y 2 mil 912 de 12 a 17 años. Lamentablemente también tenemos que indicar que ha habido 109 defunciones. Entonces el COVID-19 no exenta a este sector de la sociedad.”

Por su parte, el Asesor Internacional en Emergencias en Salud de la OPS, Jean-Marc Gabastou, señaló con relación al número real de contagios de COVID-19 y las muertes registradas en México, que los modelos de proyección de la pandemia no tienen “la precisión que se requiere para determinar o dar un dato que permita definitivamente tomar decisiones, sino orientarlas”.

En el mismo tenor destacó que “lamentablemente, para el COVID-19 no tenemos antecedentes, entonces es muy difícil hacer proyecciones sobre algo que desconocemos, sino lo que ha sucedido en los países”.

Gabastou también puntualizó que existe un “desfase” en las cifras de personas afectadas por el COVID-19 –más de 75,000 casos sospechosos en espera de confirmación, un umbral de dos o tres periodos de incubación – lo que dificulta las proyecciones. Estos modelos, agregó, “van mejorándose conforme se va avanzando, es cada vez más preciso, más cerca vamos de la fecha esperada de decline o estabilización de la curva”, apuntó.

Ambos especialistas coincidieron en señalar que es vital que se mantengan los protocolos sanitarios de sana distancia y el uso de cubrebocas adecuados, ya que mientras no exista una vacuna estos son los aditamentos que ayudarán a evitar la transmisión del coronavirus en lugares públicos y de trabajo.

Nota de origen: https://cronica.com.mx/notas-existe_confusion_para_interpretar_el_semaforo_epidemiologico_en_mexico-1165834-2020