Redacción.

Luego que se diera a conocer que Emilio Lozoya Austin fue trasladado a un hospital tras una valoración médica que se realiza por rutina en el Reclusorio Norte, lugar donde el ex director de Pemex iba a esperar su audiencia por el caso Odebretch, este señalamiento ha sido desmentido.

A su llegada a México proveniente de España, Emilio Lozoya fue trasladado a un hospital debido a problemas de salud importantes, lo que fue comprobado por un médico de la familia del ex funcionario, en donde se dijo presentaba un cuadro de anemia desarrollada y problemas sensibles en el esófago, así como una debilidad general en toda su salud.

Y es que de acuerdo con información recabada por Animal Político, “aunque sí salió un convoy de varias camionetas con un hombre escoltado por agentes de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) hacia el reclusorio, no se trataba del traslado de Lozoya Austin. Autoridades de la CDMX confirmaron nunca llegó ni ingresó al reclusorio”.

Ahora se dice que el vuelo que trasladó al exdirector de Pemex, acusado de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho, al estar implicado en el caso de sobornos de Odebrecht y la empresa Altos Hornos, aterrizó a las 00:46 horas de este viernes en la Ciudad de México.

“Por la mañana del jueves partió desde España, como parte del proceso de extradición. El vuelo con agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) hizo una escala en Canadá y de ahí se dirigió hacia territorio mexicano. Fueron unas 14 horas de traslado aéreo” indicó el mismo medio.

Ante esto, la misma FGR aseguró que en España tenían conocimiento sobre el estado de salud, hecho que fue refutado de igual manera por Animal Político, ya que al contactar con fuentes penitenciarias de dicho país, negaron tener constancia de los padecimientos de Lozoya Austin.

Por todo esto, ahora no se descarta que la FGR pretendía ocultar el traslado de Emilio Lozoya a un hospital directamente del Aeropuerto de la Ciudad de México, haciendo la simulación de un primer traslado al Reclusorio Norte donde presuntamente se le había hecho el examen médico de rutina.

A estos cuestionamientos incluso se sumó el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien en la mañanera de este viernes exigió a la Fiscalía aclarar cómo fue el manejo de Emilio Lozoya desde su arribo a México para así descartar ocultamientos y preferencias para que evite comparecer ante la justicia.