Emilio Lozoya, exdirector general de Petróleos Mexicanos (Pemex), podría ser juzgado por más delitos que no fueron incluidos en la petición de extradición enviada por el Gobierno de México a las autoridades de España.

La petición en contra de Lozoya contienen los hechos relacionados al caso de Agronitrogenados y Odebrecht; sin embargo, la Audiencia Nacional de España explicó que el exfuncionario mexicano renunció al principio de especialidad, cuando aceptó ser extraditado.

Este principio es el que prohíbe ser juzgado por hechos diferentes a los que motivaron la solicitud de extradición y que fueron aprobados por España.

Con ello, se deja la puerta abierta a las autoridades mexicanas para que puedan integrar nuevas acusaciones contra Lozoya Austin, y no estar obligadas a pedir autorización de España para el juicio de las mismas.

Además, la Audiencia Nacional comentó que al no aplicarse esta regla, la extradición no llevara mayores trámites.

El Gobierno mexicano busca juzgar a Emilio Lozoya por dos casos de corrupción, el vinculado a la empresa brasileña Odebrecht y la compra a sobreprecio de Agronitrogenados por los que se le fincan los delitos de asociación delictuosa, cohecho y “lavado” de dinero.

Emilio Lozoya y Alonso Ancira

Las autoridades mexicanas expusieron en la petición que Lozoya habría fraguado un acuerdo ilícito con la empresa Altos Hornos de México (AHMSA), propiedad de Alonso Ancira.

En éste se establecía que AHMSA obtendría de manera ilícita diversos contratos de obra a cambio de pagos millonarios para el exdirector general de Pemex, y con los que habría pagado un inmueble de casi 2.6 millones de dólares en Lomas de Bezares.

Los documentos precisan que entre junio y noviembre de 2012 el exfuncionario recibió el pago de 3.4 millones de dólares a través de transferencias bancarias a Suiza, esto a nombre de Tochos Holding Limited, cuyos beneficiarios eran Emilio y su hermana Gilda Lozoya.

Además, de noviembre de 2010 y hasta diciembre de 2011, AHMSA transfirió 60 mil dólares a cuentas bancarias de Emilio Lozoya sin que se justificara el motivo de los pagos, y posteriormente Tochos Holding transfirió casi 2.6 millones de dólares a una cuenta perteneciente a María del Carmen “N”, vendedora del predio de Lomas de Bezares.

En 2013, el exdirectivo de Pemex propuso al Consejo de Administración de la empresa la compra de Agronitrogenados, pese a que se tenían informes que no recomendaban la adquisición, ya que la planta levaba 14 años inactiva; sin embargo, la transacción se concretó por un monto de 264 millones de dólares.

Caso Odebrecht

Se indicó que fue el mismo esquema utilizado en el caso de los sobornos de la empresa Odebrecht.

Se indica en la petición de extradición que hace 11 años, cuando Lozoya Austin era director del Foro Económico Mundial de América Latina, conoció a Luis Alberto de Meneses, director superintendente de Odebrecht en México, a quien 13 años después le ofreció ayuda para posicionarlo en los estados de Veracruz, Tamaulipas e Hidalgo, si proporcionaba pagos para apoyar campañas del PRI en esas entidades.

La constructora brasileña hizo transferencias por hasta 4 millones de dólares a las empresas Latin América Asia Capital Holding LTD y Zecapan, S. A., las cuales están relacionadas al exfuncionario y a su familia.

Se agregó que con parte de ese pago, en agosto de 2013, Emilio Lozoya adquirió un inmueble en Ixtapa valuado en 1.9 millones de dólares, con ayuda de su esposa Marielle Helen Eckes.

En ese mismo año, Petróleos Mexicanos adjudicó un contrato directo a Odebrecht, el cual fue por un monto de más de mil 436 millones de pesos para obras en la refinería de Tula, y por el cual Lozoya recibió 5 millones de dólares por parte de la empresa brasileña.

Con información de medios.

Nota de origen: https://www.24-horas.mx/2020/07/07/mexico-podria-juzgar-a-emilio-lozoya-por-hechos-que-no-se-incluian-en-la-extradicion/

Fuente original de fotografía: Reuters.