Aeroméxico informó este viernes que analiza obtener fuentes adicionales de financiamiento para superar la crisis económica causada por la pandemia de Covid-19.

En un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, la empresa informó que hasta ahora no ha iniciado en Estados Unidos trámite de bancarrota ni ha decidido hacerlo, como lo hicieran otras aerolíneas de la región como Avianca y Latam .

“La compañía informa que no inició, ni ha tomado la decisión de iniciar, un procedimiento de reestructura bajo el Capítulo 11 de la ley de reestructuras de los Estados Unidos de América”, apuntó.

“En este momento estamos identificando fuentes adicionales de financiamiento para fortalecer los flujos operativos. Analizamos también distintas alternativas para alcanzar en forma exitosa, en el corto y mediano plazo, una reestructura ordenada de compromisos financieros, sin tener afectación ni disrupción en las operaciones. Lo anterior en total coordinación con sindicatos, acreedores, arrendadores y en cumplimiento a las obligaciones que derivan de nuestros permisos y concesiones”, agregó Aeroméxico.

Versiones periodísticas señalaron que la aerolínea analizaba declararse en bancarrota en Estados Unidos como una de las alternativas para salvar la crisis por la pandemia, la cual la llevó a hilar dos meses seguidos con su peor registro de tráfico de pasajeros en su historia.

Pasadas las 13:30 horas de este viernes, las acciones de la empresa en la BMV habían caído alrededor de 5% en relación con el cierre de ayer, luego de la divulgación del reporte.

“Continuamos operando, ofreciendo el mejor servicio a nuestros clientes en cumplimiento a protocolos de salud con los más altos estándares internacionales y, de forma paralela, nos encontramos valorando las alternativas para transitar hacia una mejor posición financiera tras el impacto de esta crisis que enfrentan todas las aerolíneas del mundo”, indicó la empresa en su comunicado.

Nota de origen: https://www.forbes.com.mx/negocios-aeromexico-financiamiento-crisis-bancarrota/

Fuente original de fotografía: Angélica Escobar / Forbes México.