La Organización Mundial de la Salud (OMS) está inmersa en una crisis de credibilidad, luego de que su experta en epidemias tuviera que corregir sus comentarios que apuntaban a que los casos asintomáticos de Covid-19 son raros y que no representan una tendencia en la propagación global.

Ayer, Maria Van Kerkhove dijo que su comentario original se basó en sólo dos o tres estudios y que fue un “malentendido” decir que la transmisión asintomática es rara en todo el mundo.

“Estaba respondiendo a una pregunta, no estaba declarando una política de la OMS ni nada de eso”, dijo tras las críticas de expertos internacionales; no obstante la aclaración de la funcionaria del organismo de Naciones Unidas, la pregunta siguió abierta, lo que generó más confusión, después de que un estudio de Harvard, en abril, sugiriera que las personas son más infecciosas aproximadamente dos días antes del inicio de los síntomas.

Incluso, el análisis estimó que 44 por ciento de las nuevas infecciones han resultado de la transmisión de personas que aún no mostraban síntomas.

“Ésa es una gran pregunta abierta”, dijo la científica, quien no hizo más que abonar a las críticas a la gestión pandémica de la OMS que, entre otras cosas, motivó el distanciamiento de Estados Unidos, cuyo presidente, Donald Trump, le retiró el financiamiento y la acusó de actuar orientada por un sesgo a China, a la que, afirmó, no cuestiona sobre su responsabilidad en el origen del brote.

El titubeo de la OMS también llega cuando los gobiernos de todo el mundo han recomendado el uso de máscaras faciales en espacios públicos y medidas de distanciamiento social, justo debido al riesgo que implica la transmisión de personas asintomáticas.

Una variedad de científicos consideró que los comentarios de Van Kerkhove no reflejan la investigación científica actual. “Toda la mejor evidencia sugiere que las personas sin síntomas pueden propagar fácilmente el SARS-CoV-2”, como se le llama oficialmente al actual coronavirus, comentaron miembros del Harvard Global Health Institute en un comunicado, ayer, a propósito de la postura de la OMS.

“Comunicar datos preliminares sobre aspectos clave del coronavirus sin mucho contexto puede tener un tremendo impacto negativo sobre cómo el público y los responsables políticos responden a la pandemia”, agregó el instituto.

El viernes pasado, la OMS cambió su recomendación sobre el uso de mascarillas, al pedir a las personas que las porten si no pueden mantener el distanciamiento social, si tienen más de 60 años o padecen afecciones médicas subyacentes.

Parte del razonamiento, explicaron funcionarios de la organización, era para tener en cuenta la probabilidad de que podría haber transmisión entre personas que tenían la enfermedad, pero aún no desarrollaban síntomas.

Los detalles sobre cómo se propaga el nuevo coronavirus en distintas circunstancias aún no se comprenden del todo y continúan bajo estudio.

Gráfico

REVOCAN OPACIDAD DE BRASIL. Después de que el ultraderechista presidente brasileño, Jair Bolsonaro, decidiera dejar de informar a la ciudadanía las cifras totales de muertes y contagios de Covid-19, un juez del Tribunal Supremo de Justicia le ordenó restablecer la publicación de datos epidemiológicos completos.

El pasado viernes, Ministerio de Salud, dirigido por la élite militar, dejó de publicar las cifras totales de muertes e infectados, un día después de que el país alcanzó el récord de muertes diarias. Luego de la decisión, el gobierno acató el fallo y volvió a publicar la información requerida, ayer.

El juez Alexandre de Moraes, quien firmó la decisión, destacó que el Estado tiene la obligación de proporcionar la información necesaria a la sociedad. También resaltó que la situación de gravedad causada por la pandemia, que ha dejado más de 38 mil 400 muertos en Brasil, exige transparencia para poder orientar las políticas públicas contra la enfermedad.

Nota de origen: https://www.razon.com.mx/mundo/oms-tropieza-explicar-curso-pandemia-204981

Fuente original de fotografía: AP.