Luego de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) solicitara al Banco Mundial un préstamo para impulsar políticas financieras que ayuden a enfrentar la crisis económica y sanitaria por Covid-19, el organismo internacional informó que aprobó la línea de crédito por mil millones de dólares.

Sin embargo, el subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Gabriel Yorio González, aseguró que dicho crédito no es adicional a la deuda autorizada por el Congreso y tampoco va a financiar el programa de respuesta al Covid-19 que ejecuta la actual administración.

Explicó que el techo de endeudamiento aprobado por el Congreso se compone de diversas fuentes de financiamiento, en las que destacó tres: los bonos emitidos en el mercado internacional, bonos lanzados en el mercado doméstico (Cetes y MBonos) y las líneas de créditos con instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Mencionó que dichas instituciones tienen dos tipos de créditos: uno, dirigido a una actividad sectorial específica, como agricultura o infraestructura; y otro, los llamados DPL, que forman parte del financiamiento general y no van ligados a ninguna acción en concreto.

“El crédito que se hace referencia en las notas de medios es un DPL y no tienen destino específico. En resumen este crédito no es adicional a la deuda autorizada por el congreso y no va a financiar el programa de respuesta al Covid-19”, aseguró el funcionario.

Esta solicitud fue aprobada por el Banco Mundial el 27 de mayo pasado, de acuerdo con el documento sobre el Financiamiento de Políticas de Desarrollo, una semana después de que fue enviada la misiva para pedir el préstamo, pues para el organismo internacional es prioritario que las naciones destinen recursos para enfrentar la pandemia por Covid-19.

En la carta, que fue firmada por el subsecretario de Hacienda, se explicó que las medidas adoptadas por las autoridades públicas y el sector privado para abordar la contingencia y prevenir la rápida propagación del virus SARS-CoV-2 (Covid-19), condujo a varios efectos, incluida la desaceleración de la actividad económica, que necesita ser reactivada e impulsar el sistema financiero de forma urgente.

“En virtud de lo anterior solicitamos amablemente su apoyo para obtener un préstamo de desarrollo de políticas que reconozca las acciones de política pública, regulación y supervisión, diseñadas e implementadas en el sector financiero anteriormente mencionado, considerando sus efectos en la respuesta y recuperación de la pandemia por Covid-19, así como la profundización de la inclusión financiera en el país”, señaló dicho documento.

Explicó que en el contexto de la pandemia, el sistema financiero mexicano enfrenta el desafío de mantener flujos de financiamiento ante la desaceleración económica y la volatilidad derivada de la incertidumbre por el coronavirus.

“A pesar de las ventajas de un sistema financiero verdaderamente inclusivo, México aún enfrenta retos de distinta naturaleza en la materia. En infraestructura financiera contamos con menores niveles de puntos de acceso en comparación de economías similares. Brasil tiene el doble de corresponsales de intermediarios financieros, 10 por cada 10 mil adultos; mientras que México sólo cuenta con cinco”, explicó.

Asimismo, manifestó que la presente administración ha trabajado de manera continua en el último año para emitir normas y cambios regulatorios que permitan mayor acceso y uso del sistema financiero entre la población, acciones que van de acuerdo con la Política Nacional de Inclusión Financiera que lanzó el Gobierno hace un año.

La SHCP reiteró que el Gobierno de México ha mantenido una estrecha relación de colaboración con el Banco Mundial, y por ello han realizado esfuerzos para emitir, en conjunto, “regulaciones eficientes y programas financieros que propicien las condiciones para la creación de un sector financiero más dinámico y competitivo”.

Aunado a este financiamiento, la actual administración cuenta con una Línea de Crédito Flexible con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 61 mil millones de dólares, luego de que el organismo monetario aceptara renovarla en noviembre del año pasado, aunque con un menor monto a la aprobada dos años antes, por 74 mil millones de dólares.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador ha reiterado en diversas ocasiones que no recurrirá a un aumento de la deuda pública al considerarla un recurso que se hereda a futuras generaciones.

“Ante la pandemia estamos aplicando una política económica-social distinta a lo de siempre. Antes lo primero era rescatar a los de arriba, endeudar al país. Ahora estamos actuando con austeridad, no permitiendo la corrupción y no endeudando y al mismo tiempo protegiendo a los más necesitados. Eso es lo que venimos llevando a cabo”.

De acuerdo con el documento “Las Finanzas y Deuda Pública a abril de 2020”, la deuda pública neta del sector público se situó en 12 billones 361.5 mil millones de pesos y la deuda neta del Gobierno federal se ubicó en nueve billones 164.9 mil millones de pesos. Destacó que estos niveles son consistentes con los techos de endeudamiento aprobados por el Congreso de la Unión para 2020.

  • El dato: Después de que se informara sobre esta solicitud, los representantes del PAN y del PRI pidieron al Gobierno federal esclarecer las razones de este préstamo.

Nota de origen: https://www.razon.com.mx/negocios/prestamo-banco-mundial-aumenta-deuda-combatir-covid-19-shcp-204628