Por la emergencia sanitaria por Covid-19, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió medidas cautelares a favor de los pueblos originarios de la Península de Yucatán, dirigidas al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), para que de manera urgente suspenda las actividades no esenciales relativas al proyecto denominado “Tren Maya”.

Esta obra prioritaria para el gobierno federal tendría una longitud superior a los mil 460 kilómetros y atravesará los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo.

La CNDH argumentó que solicitó la suspensión de actividades no esenciales de dicho proyecto “al actualizarse la gravedad, urgencia y posible daño a la salud, la integridad personal y la vida, de los habitantes de la región”. Esto con motivo de la queja presentada por los pueblos originarios y organizaciones civiles defensoras de derechos humanos de la península de Yucatán, a través de la cual manifiestan un inminente riesgo de contagio del nuevo coronavirus.

En un comunicado, expuso que aducen “la presunta violación al derecho humano a la salud, la integridad personal y la vida, que consagran los artículos 4 y 29 de la Constitución”, 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales, y 4 y 5 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Pacto de San Jose de Costa Rica).

La comisión indicó que frente a la compleja adversidad que afecta la salud de los mexicanos, durante la fase 3 de la pandemia del virus Covid-19, reafirma “su invariable compromiso para respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de los habitantes de la península de Yucatán, ante las actividades no esenciales del proyecto denominado Tren Maya”.

Vía: La Jornada