Acierta

Dejó de laborar 50% del cuerpo médico del Issste por ser grupo de riesgo

En los hospitales del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) la ocupación de camas con ventilador para enfermos de Covid-19 se encuentra entre 50 y 60 por ciento. A diferencia del promedio nacional, la mayoría de los afectados (70 por ciento) son adultos mayores de 60 años de edad y con alguna comorbilidad.

Aunque se realizan acciones para la reconversión de los nosocomios y ampliar la capacidad de atención, el organismo enfrenta el reto de la falta de personal, pues casi la mitad de médicos y enfermeras –aproximadamente 13 mil empleados– dejaron de laborar por estar entre los grupos con riesgo de presentar complicaciones graves e incluso de morir si se contagian con el nuevo coronavirus, explicó Fiacro Jiménez, subdirector de Regulación y Atención Hospitalaria del Issste.

En entrevista, expresó que hasta ahora el organismo ha podido contratar a 500 médicos y enfermeras.

Durante el pico máximo de la pandemia, prevista para las siguientes dos semanas, la cantidad de enfermos graves internados en alguno de los 102 hospitales Covid del Issste podría ser de mil 300. Actualmente hay entre 500 y 600 pacientes intubados.

Recordó que desde hace tiempo, los derechohabientes del instituto tienen más edad respecto del promedio nacional –unos 10 años– y una elevada prevalencia de enfermedades crónicas: hipertensión arterial, diabetes, obesidad y cardiopatías. Ahora, este es el perfil que también predomina entre los afectados por el nuevo coronavirus.

El especialista reconoció que el Issste ha enfrentado problemas para garantizar la entrega de equipos de protección personal por el desabasto que existe en los mercados nacional e internacional, pero también por cuestiones administrativas, las cuales quedaron en evidencia el pasado fin de semana, cuando trabajadores de la Central de Emergencias tuvieron que esperar casi 8 horas a que les enviaran los equipos para poder cumplir con el traslado de un paciente con Covid-19.

Manifestó que con la finalidad de agilizar el servicio de ambulancias, se decidió enviar las unidades con equipos de terapia intensiva a hospitales en Ciudad Juárez, Tuxtla Gutiérrez y Oaxaca.

En la Ciudad de México permanecen otras cuatro y se están acondicionando algunas más con el propósito de que se puedan utilizar en el traslado de enfermos críticos, lo cual incluye dotarlas de cápsulas de seguridad donde se coloca a los afectados.

Acerca de la capacidad de atención del Issste para personas con el nuevo coronavirus, Jiménez indicó que cuentan con mil 50 camas con ventilador y 2 mil de hospital para enfermos no graves.

Además de los pacientes de mayor edad, en el instituto la mayoría de los derechohabientes se encuentran en la zona metropolitana del valle de México, donde desde hace días algunos hospitales han reportado que están saturados.

Destacó el caso del Hospital Regional Primero de Octubre, en la zona norte de la Ciudad de México, donde entre antier y ayer se instalarían 10 ventiladores más.

El propósito es atender la creciente demanda que se ha registrado esta semana. El pasado lunes ingresaron al Hospital Regional Zaragoza ocho nuevos enfermos; al López Mateos llegaron 10 y en el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre se internaron entre 20 y 25. En este último había 45 pacientes intubados y se contaba con siete espacios libres. Se prevé que le podrán asignar otros 30 equipos.

Vía: La Jornada

Salir de la versión móvil