Mientras se conmemoraba el Día Internacional de la Mujer, un sujeto fue detenido por elementos de la Policía Municipal de Coronango tras ser señalado de haber privado de la vida a su esposa en un departamento del fraccionamiento Misiones de San Francisco.

De acuerdo con reportes extraoficiales, los hechos fueron reportados la noche de este domingo 8 de marzo en un departamento de la calle Colmenar, casi esquina con La Raza, en el citado fraccionamiento.

Al lugar arribaron paramédicos y elementos de la Policía Municipal, quienes confirmaron el deceso de una mujer en un departamento, donde a su vez se encontraba su esposo que en un primer momento dijo que su esposa se había suicidado.

Hasta el momento las autoridades locales y ministeriales no han dado mayor información sobre el caso, pero se dijo que la víctima respondía al nombre de Maribel, de 36 años de edad, fue asesinada a golpes y sería su esposo Javier N., el principal sospechoso, por lo que en breve será puesto a disposición del Ministerio Público.

En otro caso, un sujeto asesinó a disparos a su ex pareja y posteriormente se quitó la vida, en el fraccionamiento Hacienda Santa Clara, al sur de la capital poblana.

Paulina, de 34 años de edad, recibió cuatro impactos de bala y Juan Manuel, de aproximados 40 años, se dio un tiro en el cráneo, ambos originarios de Tlaxcala.

De acuerdo con datos recabados, la mujer ya no quería mantener relación alguna con el hombre, por ello lo dejó; tenía tres meses de vivir en Puebla por su trabajo, aunque él comenzó a hostigarla y agredirla.

Alrededor de las 23:00 horas del 8 de marzo, vecinos reportaron que un hombre estaba agrediendo a una mujer y escucharon detonaciones de arma de fuego.

Tras la llamada al número de emergencias 911, elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de Puebla y paramédicos del Sistema de Urgencias Médicas Avanzadas (SUMA), en la unidad 215, acudieron a un inmueble de las calles 129-B Poniente y 29 Sur.

El personal de emergencias confirmó el deceso de las dos personas que presentaban heridas de bala y se encontraban en la misma habitación.